100 años del desastre de Annual

Dedicado a mi padre que estuvo años después del conflicto en los Regulares de Larache y me contaba todas estas historias de Abd-el-Krim, Annual y el Gurugú.

100 años del desastre de Annual

La Guerra del Rif en la tradición oral

Soldado de Regulares. Foto Lázaro.

Los ecos de la conmoción que produjo el Desastre de Annual resonaron en los oídos de muchos de nuestros antepasados. Hasta hace pocos años, mencionar lugares como el Barranco del Lobo, Monte Arruit o Annual, les causaba escalofríos, especialmente a los que participaron en los acontecimientos en su juventud.

Quiero con esta reseña homenajear a una generación de españoles, ya desaparecida, que aún sufría las consecuencias de la pandemia gripal más grave de la historia de España.  La enfermedad ocasionó ciento cuarenta y siete mil muertos en 1918. Sin quererlo, esta generación se vio involucrada en un conflicto colonial donde los soldados, muchos de ellos analfabetos1La tasa de analfabetismo entre los soldados superaba el 60%, fueron llevados al pudridero pobremente equipados, en alpargatas y sin grado de instrucción para el manejo de los fusiles. Así, difícilmente podían hacer frente a una potentísima guerrilla en una tierra abrupta.

Justamente ahora que termina 2021, se cumple el primer centenario de ese famoso episodio que horrorizó a la sociedad española y ha quedado impregnado en los libros de nuestra historia ocupando uno de los capítulos más sangrientos. El coste de tantísimas vidas y el alto importe económico, hizo que se tambaleara la propia estructura del estado.

Muchas fueron las familias que perdieron algún miembro en acto de servicio, dejando en el Rif a gran parte de sus muertos. En cada carta a sus madres o novias iba un pedazo del alma; cartas que algunas veces se encontraron al recoger los cadáveres selladas con su propia sangre.

Estos acontecimientos fueron, en muchos casos, vergonzosamente silenciados y pasaron al olvido de la historia, pero calaron en la tradición oral en romances y canciones que recuerdan todo lo referente a los acontecimientos del desastre. Nombres geográficos de poblados, personajes, batallas y sobre todo la tortura y el sufrimiento a que fueron sometidos los jóvenes soldados por la feracidad de los cabileños son recogidos y cantados en multitud de romances.

AY POBRES SOLDADOS QUE A LA AFRICA VAN

Fonoteca Joaquín Díaz. Canta Julia Sanz de Arrabal de Portillo. Recopilado por Soledad Asensio. ATO 573

Trataré de repasar lo acontecido durante estos trágicos días a través de la infinidad de información que existe en el Archivo Histórico Nacional que fue mandada instruir por el Coronel del Regimiento de Infantería Ceriñola nº 42, D. Ángel Morales, sobre la actuación del mismo en los sucesos de Annual; de testimonios de combatientes incluidos en el polémico expediente Picasso; de las noticias publicadas en prensa; y sobre todo, de los pliegos de cordel y coplas de ciegos ambulantes, que nos ayudan a comprender lo que ocurrió.

Los soldados

El desastre de Annual y la masacre de Monte Arruit, supuso el mayor fracaso del ejército español del siglo pasado y coparon las páginas más sangrientas y lloradas por nuestros abuelos. La aventura mal planificada y peor ejecutada a lo que se añadió la sublevación de las tribus rifeñas amigas, se saldó con más de 12.000 soldados españoles muertos. Una guerra que fue mal vista por el pueblo y provocó importantes conflictos en la sociedad española.

En ese episodio del norte de África se acabó con el llamado impuesto de sangre por el cual a las guerras eran enviados a morir los hijos de los pobres. Hasta entonces, el servicio militar permitía librar al quintado previo pago de la sustitución con la compra a otro mozo para ello, por lo general se recurría a gente pobre que carecía de medios económicos suficientes para conseguir la llamada redención metálica2Archivo Municipal Villafrades, caja 147. “Convenio hecho por varios interesados en el presente sorteo de 40.000 hombres por los que se satisfará la cantidad que les corresponda escotando a prorrata por iguales partes para un sustituto o dos si cupiese a esta villa y los suscriptores firman al final de este convenio el plazo será el diez del corriente”. Correspondió un solo soldado que recayó en Eduardo, hijo de Antonio Sánchez, y para la citada compra todos los nueve otorgantes le entregaron la suma de 4.900 reales.. Esta modalidad tuvo una fuerte oposición social y desembocó en graves sucesos como la Semana Trágica de Barcelona, motivada porque hijos de los humildes eran los enviados a morir a Marruecos. A partir de entonces el servicio militar fue obligatorio. El romancero popular nos ha dejado constancia de ello en temas como esta canción de quintos de “Lolita y el novio”, una criada de servicio que con sus ahorros libra del servicio militar a su novio pese a la oposición de su madre.

CALLE ANCHA DE MADRID, CALLE QUE LLAMAN LORO

Fonoteca Joaquín Díaz. Canta Ambrosia Rodríguez de Sieteiglesias de Trabancos. Recopilado por Millán Sandonís. ATO 467

También el folklorista García Matos da cuenta de una de ellas, popularizada por el grupo Jarcha:

«Si te toca te jodes
que tienes que ir
que tú padre no tiene
pa librarte a ti».

La impotencia de unos gobernantes que no eran capaces de ayudar y socorrer a sus hijos sitiados hizo que el pueblo acudiese solícito a suplir su falta. Campañas patrióticas, donaciones, fiestas benéficas y recaudaciones en la mayoría de los pueblos y ciudades se unieron a las despedidas multitudinarias de soldados. En Villanueva de Duero, “…celebrándose la fiesta de San Roque, cuando mayor era la animación se retiraron del baile público varios mozos amigos y dando vivas al Rey y al ejército se presentaron en casa del señor alcalde D. Julián Sáez Vaquerizo entregándole cierta cantidad de dinero a fin de que se les mandase a los soldados del pueblo que se encontraban en África”3El Norte de Castilla 19/8/1921..
Igual sucede en Medina del Campo por las ferias de San Antolín o en la capital donde una mujer humilde y pobre entregó “una peseta con destino al soldado Emilio Yagüe, en nombre de su tía Restituta”. Este caso tan loable se comentó en la tertulia del Círculo de Recreo lo que animó al doctor Bárcena a entregar otras veinticinco pesetas para dicho recluta4El Norte de Castilla 1/11/1921..
En Tamariz de Campos el Ayuntamiento inició una suscripción popular, que secundó todo el vecindario, para allegar recursos a los soldados de Marruecos. Se recaudaron 130 pesetas que fueron remitidas a la Diputación Provincial y además fueron enviadas otras 100 pesetas para los cuatro hijos del pueblo que se encontraban en la zona de operaciones.
En Villalón se organizó una fiesta benéfica y patriótica, cediendo generosamente su propietario el señor Calvo el teatro del Rollo, con un lleno rebosante5El Norte de Castilla 8/10/1921..

Era frecuente enviar instrumentos musicales para que los soldados se distrajesen en los ratos de soledad y aburrimiento. Los músicos de los distintos cuerpos sacaban sus instrumentos y ejecutaban los aires nacionales más conocidos de la soldadesca como muñeiras, jotas, fandangos, etc6Antonio Alarcón, Pedro. Diario de un testigo de la Guerra de África. “…entretanto, la banda militar tocaba en el patio la jota aragonesa, atronándonos los oídos…” Tomo II, Capitulo XI.. Un industrial vallisoletano, don Vicente Guiarte, envió a un estudiante y soldado del regimiento de infantería Lealtad un acordeón, junto con unos libros para satisfacer los deseos del citado soldado. Una joven aragonesa hace lo mismo con una guitarra en unión de esta coplilla:

«Esta es la vieja guitarra
que suele tañer mi padre.
¡Pa que recordéis los vuestros
me dice que sus la mande!
Cantad con ella a la Virgen;
y que os oiga la morisma
y victoriosos vendréis
a ver a la Pilarica».

Soldados Regimiento de Infantería Navarra 25 en la Guerra de África

Los soldados hacen un llamamiento especial a la mujer española y les piden que hagan cosas para ellos, «…ropa, almohadas, tiendas de campaña. Dinero y tabaco no necesita el soldado. ¿Para qué dinero para el soldado en el campamento? El tabaco ya lo venden los moros en los zocos. Este tabaco que fumamos nosotros lo robaron los moros en Nador. Los moros son unos bandidos que a la hora del botín disparan contra los soldados robándoles y luego les venden el botín».

ROMANCE DEL QUINTADO

Romances de ciego, Joaquín Díaz

El pueblo vallisoletano se vuelca igualmente en las despedidas de soldados como cuando sale una compañía de Intendencia desde el cuartel de la Merced. Las calles del Salvador, Miguel Íscar y Avenida Alfonso XIII estaban animadísimas de gente al igual que la estación, abarrotada sin poder dar un paso7El Norte de Castilla 4/8/1921..

“…Ya ha pasado el mes de mayo
y también la primavera
cuando los pobres soldados
caminan para la guerra”.

YA HA PASADO EL MES DE MAYO

Joaquín Díaz, canciones para niños

Despedida de soldados. Foto Salazar. Mundo Gráfico.

El episodio de Annual sembró el pánico entre los jóvenes que iban a ser sorteados, y se hizo muy popular el dicho: “…Hijo quinto y sorteao, hijo muerto y no enterrao”. Algunos alegaban cualquier disculpa para ser declarado inútil, o soldado condicional, y así poder ser exceptuado temporalmente, como he podido ver en el Archivo Municipal de Villafrades de Campos (un pequeño pueblo de la provincia de Valladolid que a la fecha de los hechos contaba con cerca de seiscientos habitantes). Durante el acto de clasificación y declaración de soldados del año 1923 de los once mozos de la villa, y como quiera que los que habían salido con los números 1 y 5 de orden (Esteban Pastor y Guillermo Alonso), sus padres manifestasen no poderse considerarles aptos por ser el primero hijo de padre pobre y sexagenario y el segundo padecer contracturas tendimoras que le dificultan el movimiento de la articulación radio carpiana derecha. Gregorio Sánchez, presente en el sorteo, y hablando como tío, e interesado del mozo numero 7 (Agapito Sánchez) protesta de las excepciones alegadas por los padres de los dichos mozos y ofrece justificar con contra-expediente para lo que pide un plazo de quince días para realizarlo, concediéndole el Ayuntamiento dicho plazo8Archivo Municipal de Villafrades, caja 33, carpeta 272.. Sabido era que al que le tocase la bola número 1 o 2 era seguro destino a África y por ello había muchas refriegas y polémica en los sorteos.

“Llevo el uno en el sombrero
y en el dos a mi compañero
y a mi morena la llevo
metida en el corazón
No siento ir a Melilla
y que los moros me maten
lo que siento es mi morena
que otro venga y la maltrate”9Jota de Quintos del Grupo Acetre..

La prensa

En esta trifulca fue donde se inició el periodismo de guerra en España. Los periódicos comenzaron a tener sus reporteros en el frente, uno de cuyos promotores fue el vallisoletano Gaspar Núñez de Arce, como corresponsal en el equipo de redacción del diario La Ibérica. Sus crónicas alcanzaron un considerable éxito y eran reproducidas en otros periódicos.
La violenta insurrección liderada por Abd-el-Krim supuso que la hostilidad estallase y sorprendió al estamento político español que tuvo que reaccionar apresuradamente para contener el levantamiento. A la prensa se la acusó de la pérdida de prestigio de los políticos y parlamento, y de la autoría de algunas coplas populares que cantaban los ciegos y vendían impresas por las calles de Madrid en las cuales se aludía a los sucesos de África.
Tras el desastre de Annual, el gobierno acudió al viejo recurso de callar la verdad y descargar los palos de la censura en la prensa. Esto impidió a los medios de comunicación publicar noticias referentes al desastre para evitar que cundiera el pánico entre la población. Los periódicos se vieron en la necesidad de retirar varias páginas ya compuestas sobre la contienda. Se aferró al patriotismo para justificar la censura, sin tener en cuenta que la falta de información provocaría el efecto contrario en la sociedad. Los gobernantes entendieron que la prensa era una de las fuerzas vivas y se debía a la patria “… Esta loa a Abd-el-Krim, que entonan a coro el pueblo y la prensa, no es precisamente una obra de patriotismo; la prensa no ha hecho más que jalear a Abd-el-Krim”.
La falta de credibilidad de las noticias oficiales facilitadas por el Ministerio de la Guerra dio lugar a todo tipo de rumores, especulaciones y filtraciones. La población urbana y familiares de los soldados acudían a los edificios de los periódicos para ver las noticias de la guerra, ya que se censuraba igualmente la correspondencia de la tropa. Las cartas enviadas a familiares narraban las vivencias personales, sus miedos y en ocasiones historias desgarradoras que no debían de ser conocidas.

Portada del Heraldo con artículos censurados

Periodistas como José Alarcón Ortuño, Luis de Tapia, “Nijota” o Mario Gullén, crearon columnas con poemas patrióticos como coplillas del día. Así se expresa Luis Tapia en el periódico madrileño La Libertad:

«¡Contra el cañón de Abd-el-Krim
tiran cañones sin fin
de la escuadra y del fortín!
¡Pom…pam…pim!
¡Y le cuesta a mi nación
un millón u otro millón
la guerra contra un cañón!
¡Pim…pam…pom!
Contra tan triste desmán
la censura de don Juan (la Cierva)
pone a la prensa un tapón!
¡Pim…pam…pom!
Y aunque no calle en su afán
la boca de aquel cañón
nuestras bocas callarán…
¡Pom…pim…pam!»10Luis de Tapia: La Libertad, 19-X-1921 “Coplas del día”..

Grupo de periodistas en la Guerra del Rif. Foto Lázaro.

Las cantineras

Las cantineras fueron otro grupo de heroínas que destacaron en la contienda del Rif. Mujeres que por circunstancias muy diversas se habían embarcado en la aventura de seguir a las tropas en el conflicto bélico. Su misión era suministrar viandas y bebidas sirviendo incluso en el mismo campo de batalla. 

Muchas de ellas quedaron en el olvido al no formar parte de las milicias. Los cronistas de guerra en más de una ocasión mencionan a estas bravas mujeres, de condición muy humilde que, en la mayoría de los casos realizaron una labor encomiable en el frente. Dotadas de un gran valor y patriotismo, tomaban un fusil cuando la situación lo requería.

Sus manos se convertían frecuentemente en el primer apósito del soldado herido y salvaron unas cuantas vidas. Ejercieron una labor de madres de aquellos jóvenes soldados que luchaban tan lejos de casa actuando de enfermeras cuando caían heridos por los disparos del enemigo. Les dieron su cariño como auténticas hermanas o esposas y se ganaron la confianza de todos los integrantes de las guarniciones. Alguna de ellas ya había alcanzado gran protagonismo en 1909 como Dolores Llompart, Asunción Martos, Ignacia Martínez, etc… 

Asunción Martos, cantinera del Batallón de Cazadores de Talavera

La fama de la cantinera de Batel, Juana Martínez López, en el desastre de Annual fue recogida por los medios de la época. Era una mujer ya madura y madre cinco hijos que se había alistado siguiendo a su marido Bernardino Vizcaíno. Destacó en varias acciones por su valor y según cuenta ella misma en las declaraciones del informe Picasso: “el día 23 de julio vi pasar numerosas tropas en desorden que huían hacia la plaza algunos sin armas y todos destrozados o desnudos”11Archivo Histórico Nacional. Expediente Picasso, f.455v..  Sin pensárselo, salió a la carretera para ofrecer agua y las bebidas de su cantina a los soldados y a los heridos que transportaban hacia Melilla desde Annual.

Juana Martínez, cantinera en Batel

Fue tras las tropas con su hijo mayor a su lado, sin cesar de disparar contra los atacantes que se acercaban hasta que consiguió llegar a Monte Arruit. Allí, en compañía de otra cantinera llamada María Gómez y el páter del Regimiento de Alcántara, José María Campoy, atendió a los innumerables soldados heridos que se encontraban tirados por el suelo en aquel recinto macabro de desolación y muerte. Fueron muchos los jóvenes soldados que murieron en los brazos de estas dos valerosas mujeres.
Al día siguiente, los rifeños empezaron a cañonear la posición con saña, produjeron una autentica carnicería en la que murió el teniente coronel Fernando Primo de Rivera, jefe del Regimiento de Cazadores de Alcántara, en los brazos de Juana. Tras el episodio de Monte Arruit, las dos cantineras fueron apresadas y lograron fugarse días después. El gobierno condecoró a Juana con dos cruces al mérito militar.
También es digna de mención la valiente cantinera del Tercio de legionarios que acompañó al padre Revilla un fraile capuchino del que hablaremos más adelante. Se cuenta que, en el asalto de la Esponja, en el Gurugú, la cantinera del Tercio estuvo constantemente en primera línea con la misión de recoger heridos y llevar municiones a los combatientes. Cuando se cargó con la bayoneta y el padre Revilla se levantó para arengar a los legionarios, en medio de una lluvia de balas, la cantinera cubrió al fraile con su cuerpo diciendo: “Mejor es que me maten a mí que a usted, padre”12Diario El Sol, 5 de noviembre de 1921 y El Norte de Castilla 5 noviembre 1921.. La cantinera, sin hacer caso de las advertencias y la represión, siguió presentándose a todos los demás combates de los legionarios en primera línea, recogiendo heridos y auxiliando a los tiradores en la reposición de municiones.

Mandos del Tercio con su cantinera y el padre Revilla

Roseta Miró y Rosario Vazquez, serían otras cantineras que merecieron con creces el respeto y admiración de los soldados por su aplomo y valor en el combate.

Las letras de canciones de corro y de filas sirvieron para homenajear a esta singular figura:

“Yo soy la cantinerita
niña bonita del regimiento,
que a todos mis soldados
tengo contentos, del batallón.
Un día mis soldados
cuando me ven pasar,
me saludan
y se escuadran
y me dicen al pasar:
cantinerita
niña bonita
si yo pudiera gozar tu amor,
una semana de buena gana
sin comer rancho estaría yo”13Canción infantil de corro..

La censura y los ciegos copleros

Otro elemento de la manifestación popular que se hizo eco de los acontecimientos de Melilla fueron los romanceros de calle que tanta aceptación tenían en la sociedad española. La literatura del cordel, género popular hecho en verso, llamado así por estar en hojas volanderas o pliegos sin encuadernar y exhibidos para su venta en tendederos de cuerdas, narraban temas populares desde sucesos cotidianos a episodios históricos y legendarios. Generalmente eran cantados por ciegos e inválidos que posteriormente los vendían.

Sin ningún orden establecido, los ciegos se instalaban en esquinas o plazoletas de cualquier villa y daban suelta a sus romances y coplas, recitados o cantados, acompañados en ocasiones de instrumentos como zanfonas, violines o vihuelas. El Norte de Castilla inserta esta curiosa noticia:

“Anteayer, recorrían las calles los ciegos, atronando los oídos del público y llenando el corazón de todos del horror más espantoso a los gritos de el papelito nuevo, de los hombres vivos a quienes se les han arrancado las orejas y los ojos…”14El Norte de Castilla, 22 de marzo de 1873, p.3..

Así define D. Miguel de Unamuno la literatura del cordel: “Aquellos pliegos encerraban la flor de la fantasía popular y de la historia (…) cantos y relatos que han consolado de la vida a tantas generaciones, rondando de boca en oído y de oído en boca, contados al amor de la lumbre, viven, por misterio de los ciegos callejeros, en la fantasía, siempre verde, del pueblo”15Miguel de Unamuno. Paz en la guerra (prólogo).. Poco después Miguel de Unamuno se quejará a Manuel Azaña por la persecución que sufre después de una conferencia dada en el Ateneo fechada en Salamanca el 16 de marzo de 192216Archivo Histórico Nacional. Diversos, 391, nº 3..

No todos opinan como D. Miguel, también tenían sus propios detractores como podemos ver en estas líneas del diario conservador La Correspondencia de España: 

“Cantantes guitarristas que con pretexto de caridad tocan y cantan por las calles y plazuelas, en cuanto sale un tango o canción nueva aprenden la música para servírsela a los parroquianos pero es el caso que no se contentan con la letra del autor de la obra escribió para el público sino que a fin de llamar más la atención de la gente la adicionan con coplas de su invención o escritas por algún poeta de patio de vecindad, como el pobre Valbuena, tan inmundas e indecentes que da vergüenza escucharlas, y lo peor es que la mayoría del público que forma los corrillos alrededor de estos cantantes callejeros, está formada por niños de poca edad, cuyos oídos se manchan , y cuya inteligencia se profana con canciones tan torpes y frases tan indecorosas”17Diario La Correspondencia de España. “Madrid burdel, La pornografía en las calles” 22 de marzo de 1905..

Tras el episodio del Barranco del Lobo, los relatos patrióticos y aquellos que trataban de la contienda bélica fueron los preferidos de la literatura callejera. La guerra de Marruecos fue un asunto que nutrió la inspiración de estos autores de coplillas y pliegos. En cualquier esquina se podían encontrar ciegos recitando coplas referentes a una gran batalla habida con los moros, que ensalzaban las hazañas de los nuestros y romances de cautivos y moritos.

Se volvían a repetir los acontecimientos de aquellos ciegos que cantaban coplas que criticaban los actos del gobierno y al ejército español de la guerra de Cuba, simulando al ciego Perico que al son de toscos instrumentos, y haciendo alarde de ello, pululaba de noche por plazuelas y tabernas madrileñas.

“…Dígnese señor director de dar publicidad a este suelto en caridad de estos pobres ciegos, que no piden limosna ni importunan a nadie; pero se ganan la vida gastando las uñas de sus dedos y perdiendo la voz de tanto cantar”.

La cita la firman una comisión de ciegos encabezada por Modesto Escribano, Maximiliano San Andres, José Pérez, José Torija, Francisco Alcudia, Demetrio Rojo, Jeronimo Casa y otros veinte padres de familia. Como prueba de su inocencia nos dejaron dos romances titulados Tangos de la Guerra de Cuba. En efecto hay que absolverles de los cargos de antipatriotas, puesto que según una de las coplas nuestros soldados:

«Avanzaron con bravura

por la manigua y el guano

y lucharon cuerpo a cuerpo

nueva victoria alcanzaron.

Nuevos refuerzos se mandan

para la isla de Cuba

siendo todos elogiados

en las villas y ciudades.

Abandonaron las casas

y se salieron al monte

así quedó suspendido

aquel terrible combate»18Diario La Correspondencia de España, 13 de septiembre 1895..

Las hojas volanderas, en esta nueva guerra, también llevaron a la leyenda nuevos héroes. Algunos ciegos, fantasiosamente, convirtieron a Abd-el-Krim en un guerrero formidable. Hablaban de su valor como el de Almanzor, el de Aben Humeya, Rodrigo de Vivar o Ricardo Corazón de León.

Ante la censura del gobierno a la prensa, los ciegos son la voz que hace llegar las noticias a las familias y la sociedad en general y se convirtieron igualmente en portavoces eficaces de proclamas contra la clase política.

La falta de credibilidad de las noticias oficiales, da lugar a todo tipo de rumores, especulaciones y filtraciones. El carácter valiente y decidido de algunos ciegos les ocasiona serios problemas. Uno de los vendedores llamado Rafael Araujo fue detenido en la Puerta del Sol por un agente de vigilancia. Se le ocuparon numerosas coplas y fue puesto a disposición del Director General de Orden Público. Será defendido por algunos periodistas: “En la Puerta del Sol fue detenido Rafael Araujo por vender unas coplas alusivas a la guerra: ¡Coplitas, ¿eh?, ¡Cualquiera viene con coplas en estos tiempos!»

«Si es que el gobierno se apura

y disimular procura

sus diversos desatinos

¡que someta a la censura

las coplas de Calaínos!

Musa: si en tu fuero interno

censuras su error eterno

y de repente le soplas,

dile, por Dios, al Gobierno

¡que no nos venga con coplas!»19Diario El Cantábrico 31 de julio de 1921..

En la glorieta de Atocha también fueron detenidos otros ciegos que cantaban coplas alusivas a la guerra del Rif que estaban en compañía del conocido Diego Navarro. Les fueron recogidas y remitidas al gobernador civil 135 hojas volanderas. La Dirección de Orden Público había prohibido las coplas callejeras, relativas a Marruecos, y que los ciegos canten o las vendan. Por desobediencia a esta disposición fue detenido el citado Diego Navarro. Anunció además el Sr. Gobernador, Millán de Priego, que serán multadas las imprentas y sus dueños donde se tiren tales cantares de las referidas coplas y se les encarcele20Diario El Orzán de La Coruña, viernes 29 de julio de 1921; La Libertad, 29 de julio de 1921; Diario de Valencia..

El problema no remite y algunos invidentes se alzaron gallardamente contra esta humillación. Una noche se produce una revuelta y tumultos de ciegos en la plaza de Antón Martín, donde años antes se iniciará el Motín de Esquilache por prohibiciones similares. El gobernador ordenó que se detuviera a todos aquellos individuos que se dedicasen a cantar coplas en la calle y venderlas, que se refiriesen al Ejército y sobre todo a la Guerra de Marruecos: “La autoridad gubernativa se ha visto en el triste –muy triste- caso de detener a varios ciegos que por su falta de vista se creían en los zocos africanos y cantaban y vendían unas coplas compuestas por algún poeta meritorio de cabileño, en las que se hacían de los recientes sucesos comentarios desagradables para la patria de los ciegos y del poeta” 21Diario El Debate, miércoles 8 de agosto de 1921..

No solo hubo problemas en la península. En Sidi-bel-Abes dos ciegos guitarristas españoles cantaban coplas alusivas a los sucesos de Casablanca. Varios moros que los oían adoptaron una actitud agresiva, diciendo que debía hacerse con los franceses y españoles que allí había lo mismo que se hizo con los de Casablanca. La policía intervino oportunamente, y cortó la reyerta apresando a los marroquís22Diario El Noroeste, 14 de septiembre de 1907..

En muchos de los teatros se sustituye la letra de algunas piezas musicales con otras alusivas a la guerra y es indecible el entusiasmo con que se acoge este cambio. En Valladolid, donde el tío Basilio vendía hojas de la guerra de África, es tal el furor que hacen las coplas del sainete lírico “Los dos ciegos”23La zarzuela Los dos ciegos es una de las más importantes de Asenjo Barbier. que han sustituido a las del libreto que cuando se anuncia esta función hay un lleno completo en el coliseo y el público las hace repetir varias veces.

El fatídico Monte Gurugú y el Barranco del Lobo

Años antes de Annual, otro desastre parecido causó una profunda conmoción en España y anticiparía lo que vendría años después. Fue el combate que tuvo lugar el 27 de julio de 1909 en la cañada del monte Gurugú.

«Dame un abrazo y no llores.

yo me voy para Melilla

a pelear con los moros;

moriré gloriosamente

en el Barranco del Lobo»24Alonso Cortés, Narciso. Cantares de Castilla, p.276 Institución Cultural Simancas, Valladolid 1982..

Los cabileños habían destrozado 200 metros de vía férrea y ante la necesidad de enviar agua se tuvo que organizar un convoy de carros y aljibes. El general Marina envía una brigada para proteger el paso del convoy y las obras de reparación de la línea férrea. Las faldas de Gurugú estaban ocupadas por gran número de rifeños y las crestas de los barrancos coronadas igualmente de moros.

Hacia la una de la tarde, un batallón al mando del general Pintos se introduce en el Barranco del Lobo donde fueron masacrados por un enemigo bien atrincherado en las alturas. Se produce una gran escabechina y resultaron muertos a pedradas y palos más de 500 soldados entre los que se encontraba el propio general. Se salvaron apenas 80 soldados gracias al arrojo y valor del cura D. Jesús Moreno, capellán del batallón de las Navas: “…de siete y media a ocho de la tarde cayó el último oficial. El batallón de Cazadores de las Navas había perdido todos sus jefes. No quedaba de él más que un puñado de soldados y yo. Y entonces, pues claro, me tuve que poner al frente…”25Revista Estampa 4 de septiembre de 1928. La historia contada por sus héroes. El cura que ganó la cruz laureada en el Barranco del Lobo..

Así lo relata un pliego de cordel:

“Vinieron los sarracenos

y nos molieron a palos

que Dios ayuda a los malos

cuando son más que los buenos”.

Otro relato del fatídico episodio viene en otro pliego titulado: Nueva Relación de la guerra de Melilla, cuya autoría se atribuye a Francisco Bonilla Ocaña:

«El 27 de julio para siempre memoriado

es el combate más grande

que allá en el Rif se ha librado´

atacó el general Pintos

animando a sus soldados

a tomar el Gurugú

pero le costó muy caro

que al fin pagó con su vida

ese héroe desgraciado

y también quedaron con él

la mitad de sus soldados;

una cosa es el decirlo

y otra cosa es presenciarlo;

ese barranco del Lobo

y el barranco Sidimusa

los hemos visto sembrados

de cadáveres y heridos

unos las piernas tronchadas

otros con un brazo menos

y otros llamando a su madre

y a nuestro Dios verdadero;

y otros medios moribundos

pidiendo clemencia al cielo».

Causó una profunda conmoción en España y las coplillas circularon a raudales siendo sin duda la relación más sonada de la desastrosa y sangrienta página del Barranco del Lobo, la titulada: En el barranco del lobo hay una fuente que mana. Se popularizó como canción de corro o juego de palmas infantil.

«En el barranco del lobo

hay una fuente que mana

sangre de los españoles

que murieron por España

¡Pobrecitas madres,

cuanto llorarán

al ver que sus hijos

a la guerra van!

 Ni me lavo ni me peino

ni me pongo la mantilla

hasta que venga mi novio

de la guerra de Melilla.

Melilla ya no es Melilla

Melilla es un matadero

donde van los españoles

a morir como corderos»26El desastre del Barranco del lobo, ocurrido el día 27 de julio de 1909, ha sido considerado junto con el de Annual como unas de las más sangrientas derrotas del ejército español..

Los responsables políticos y militares del desastre

¿Quién o quienes fueron los autores intelectuales de meter a España en esta guerra sin ningún sentido? Era una pregunta que se hacían la mayoría de los españoles. Las acusaciones fueron lanzadas por doquier sobre los responsables directos de la debacle, principalmente el gobierno y los mandos del ejército fueron objetivo de una persecución política por la aventura colonial.
Hay una responsabilidad difusa que corresponde a militares cuya propia bravura y ambición de gloria les hizo acometer empresas desmesuradas para, aderezada por la falta de acuerdo entre el alto comisario general Dámaso Berenguer y el general Manuel Fernández Silvestre, que, prevalido de su amistad personal con el rey, obró a veces con peligrosa independencia. La escasa preparación del ejército, con un armamento obsoleto y el nivel de corrupción y dejación de sus funciones que había en muchos de sus mandos. También la compra de voluntades de moros que se decían ser amigos mediante la entrega de sueldos repartiendo dinero entre las cabilas para comprar su sumisión.
Otra causa tenía que ver con los gobernantes que, constreñidos por la opinión anti belicosa que había en la calle, no facilitaron los elementos suficientes y a su debido tiempo en auxilio de los soldados sitiados.

SILVESTRE

De sobra era conocida la inquina personal que se tenían entre sí Silvestre y Abd-el-Krim, quien además había advertido al general que si osaba cruzar el río Amekran y adentrarse en su territorio le declararía la guerra. En contra de las órdenes del general Berenguer, según algunos historiadores, y jaleado por el propio rey Alfonso XIII, cruzó dicho río con la promesa hecha al monarca de llegar a Alhucemas a celebrar el día de Santiago, patrón de España.

Poco antes de lo acaecido en Annual había estado en Valladolid, el 4 de mayo, en una fiesta militar acompañado de su nuevo ayudante el coronel Manella y del general Cavalcanti en la que también estaban los reyes27Diario ABC 6 de mayo 1921 y Norte de Castilla días 4-5-6 de mayo 1921.. Allí conversó a solas con el Rey, y en esa entrevista hizo al monarca la promesa de que el día de Santiago estaría en Alhucemas a lo que contestó el monarca con un escueto: ¡Ole tus cojones! Sería el principio del desastre.

Silvestre era un bravo soldado de carácter temperamental, algo indisciplinado, impulsivo y audaz. Gozó de la amistad personal y el favor de Alfonso XIII, quien admiraba su bravura. Esa impetuosidad y vehemencia le habían proporcionado una gran popularidad y fama de militar valiente y capaz de cualquier hazaña. Había nacido en El Caney (Cuba). A los 17 años ingresó en la Academia Militar de Toledo, y luego pasó por la de Caballería en Valladolid de la que salió con el cargo de segundo teniente. En 1895 fue destinado a Cuba, fue ascendiendo paulatinamente de categorías y destacó por su valor y participación en treinta y un combates.

En la manigua cubana y Filipinas comenzó su brillante carrera militar. Volvió con las estrellas de comandante y el cuerpo acribillado por las balas y once heridas por arma blanca. Le hirieron el 2 de diciembre de 1888 en la Sabana de Maiz y en el combate del Portero de la Caridad, donde cargó con el escuadrón de vanguardia tras recibir dos heridas de bala, volvió a cargar y recibió tres más. Salió con vida milagrosamente. Fue condecorado repetidas veces, y regresó a la península.

Más tarde, tras el fallecimiento de su esposa Elvira Duarte, se trasladó a las tierras agrestes del norte de África donde encontró la muerte este general valeroso. Su indómita bravura y afán de éxito inmediato le llevaron a una confianza excesiva que desembocó en la catástrofe de Annual donde purgó la culpa con su propia vida.

“…Cayó el General Silvestre

con una mortal herida

y le pedía a la Virgen…”

“Al morir el coronel

arreció más el combate

oyéndose las cornetas”

tocar el paso de ataque”28Pliego de Cordel. Guerra de África, primera parte..

Su muerte no tardó en alimentar diferentes leyendas. Se hicieron muchas conjeturas y suposiciones sobre su final: desde que se suicidó, a que murió heroicamente cercado por los moros en la más avanzada posición del campo de batalla. Otra versión alude a que fue salvado por un jefe moro y se refugió en Sudamérica como apareció en la revista Estampa29Revista Estampa, 12 de marzo de 1932.. También el Diario de Córdoba daba una nueva versión: “…Se afirma en Melilla, sobre la base de nuevas confidencias que merecen crédito, que vive el general Silvestre. Asegúrase que en Julio fue recogido por su amigo Kadur Naamar, caid de Beni Said, quien lo ha tenido oculto para evitar que Mohán Abd el Krim, enemigo de ambos, lo aprisionara. Fernández Silvestre y Kadur Naamar se profesaban excelente amistad y sentían igual aversión respecto a Abd el Krim. Kadur Naamar había facilitado a Fernández Silvestre la ocupación del Monte Mauro y el paso por Beni Said para la ocupación de Beni Urriaguel, cabila que el primero deseaba absorber, anulando a los Abd el Krim e incorporando el territorio de estos y el de Bocoya al de su caidato. Los nuevos informes consignan que Fernández Silvestre se encuentra loco y que Ben Kadur Naamar lo lleva a la zona francesa, para evitar que caiga en poder de Abd el Krim. Estas noticias han producido en Melilla profunda impresión. El vecindario, que se halla vivamente emocionado, rechaza la posibilidad de que haya enloquecido el general Fernández Silvestre y supone que se pretende recluirle en un manicomio para que no sean conocidas sus declaraciones acerca de las causas de los sucesos de julio30Diario de Córdoba, 24 de noviembre de 1921..

Revista Estampa

BERENGUER

Las crónicas periodísticas señalaban al general Silvestre como máximo responsable del desastre de Annual, pero no eran menos las voces que se inclinan en cargar las culpas sobre el general Dámaso Berenguer. Era el alto comisario de España en Marruecos cuando ocurrió el suceso, y uno de los pocos altos cargos militares que no perdió la vida en ello.

Su biografia, hasta la contienda del Rif, se asemeja mucho a la de su amigo Fernández Silvestre, que le llamaba cariñosamente “Damasito”. Era igualmente hijo de militar y había nacido en agosto de 1873 en San Juan de los Remedios (Cuba). Se trasladó siendo muy joven a la Península, donde obtuvo el empleo de segundo teniente de caballería en 1893. Regresa a Cuba un año después para participar en diferentes operaciones contra los insurrectos cubanos. Por méritos de guerra, en pocos años fue ascendiendo hasta llegar a comandante en 1898.

En Africa, participó en la campaña del Kert dirigiendo a los Regulares Indígenas de Melilla donde intervino en varias operaciones por las cuales obtuvo numerosas condecoraciones y el puesto de coronel. Después de pasar por el cargo de gobernador militar de Málaga y Ministro de la Guerra, en 1919 fue nombrado alto comisario de España en Marruecos donde tenía en mente poner en práctica un plan para la pacificación definitiva, sin embargo, no supo imponer su criterio a su subordinado el general Silvestre en el desarrollo de la política y estrategia militar, lo que acabó en el Desastre de Annual.

Tras la derrota y ser acusado como responsable de lo ocurrido, Berenguer presentó su dimisión el día 14 de agosto, que no fue aceptada por Maura y corroboró tal confianza por el nuevo gabinete. El alto comisario retira su dimisión y presenta un plan para la reconquista de las zonas ocupadas por el enemigo con la esperanza de un pronto y rápido desquite.

«Al pasarle la noticia

y enterado Berenguer

juro por mi nombramiento

vencerlos antes de un mes»31Coplas de la Guerra de Melilla. Primera parte. Pliego de cordel..

A pesar de todo, Berenguer fue juzgado por un tribunal militar que corroboró la acusación de negligencia. Se le condenó a la pena de separación del servicio y a pasar a la situación de reserva. Tras el golpe de Estado de Miguel Primo de Rivera, sería restituido de nuevo y acabaría presidiendo el Consejo de Ministros.

EL REY Y LA CLASE POLÍTICA

El ambiente político era deplorable, con corrupción y cambios constantes de gobiernos a lo que se añadía la pérdida de las colonias que marcaron el principio de la marginación que hacia ellos sentía la gran mayoría de la sociedad española.

En la guerra del Rif, con la complacencia de los políticos, verán algunos militares, sedientos por recuperar el prestigio perdido en Cuba y Filipinas, la oportunidad de rehacer su imagen. Se decía que Melilla, repleta de militares venidos de esas colonias americanas, era una inmensa casa de juego, orgías y escándalos con una desorganización y estado de vicio muy grande que el gobierno no sabía gestionar y sólo se limitó a callar y minimizar. El dinero corría a espuertas y abundaban los prostíbulos de tronío para los jefes y oficiales y las casas de juego en las que los militares con galones derrochaban auténticas fortunas. El juego y la corrupción de los mandos sería una de las múltiples causas del hundimiento de la Comandancia General de Melilla.

La ineficacia y burocracia, y la división entre militares africanistas y los que no lo eran, llevarán al desastre de Annual, y a que la guerrilla rifeña de Abd-el-Krim infligiera una cruel y humillante derrota a España. El pueblo no entendía que después de lo sucedido en Cuba y Filipinas les viniera la idea de entrar en la aventura de Marruecos.

Muchos son los que señalan con el dedo acusador a la figura del monarca como máximo responsable e inductor de muchas de las alocadas acciones emprendidas por el general Fernández Silvestre. Prendado por su figura, le alentó con frases tan desafortunadas como: ¡Cojones, Silvestre!, ¡Cojones!

Algunos historiadores acusan al soberano de que, a pesar de ser un gran animador de las acciones de Fernández Silvestre, para ocultar su participación en el desastre no permitió que se acudiese en socorro de Monte Arruit, y del mismo modo retardó y dificultó el rescate de los cautivos (consideraba deshonroso tratar con Abd-el-Krim). Suya también es otra frase no menos desafortunada: “Anda que no se ha puesto cara la carne de gallina” ante la petición de una suma alta de dinero de Abd-el-Krim por el rescate de los prisioneros, lo que provocó un rechazo inimaginable del pueblo hacia su persona, pues es cierto que algunos de esos prisioneros salieron cobardemente, la gran mayoría fueron reducidos y los soldados degollados y masacrados, porque solo interesaban a las harcas rifeñas como prisioneros los mandos.

Posiblemente los verdaderos motivos del conflicto habría que buscarlos en los intereses políticos y económicos que giraban en torno a las minas. Cuando se descubrió que el territorio de la cabila de Beni Bu Ifrur albergaba riquezas mineras en 1907 generó la avaricia de nuestros políticos por su explotación y la resistencia de los rifeños, pues se cometieron muchas injusticias en la compra y venta de terrenos y se generaron muchos rencores.

Conde Romanones saludando a algunos jefes calibeños. Mundo Gráfico.

Uno de los fundadores de la Sociedad de las Minas del Rif fue el Conde Romanones el prototipo de político ilustrado (suyas son muchas frases famosas ingeniosas, entre ellas la de ¡Joder qué tropa!) diputado liberal de 1891 a 1923, varias veces ministro y tres veces presidente del Congreso durante el reinado de Alfonso XIII con un ansiado afán colonizador junto al rey. De hecho, no sin razón se ha afirmado que Romanones poseía intereses tanto particulares como en nombre y representación del soberano, en dichas minas. Se hizo popular el dicho: “Tienes más dinero que Romanones”.

Por un acuerdo comercial con el cabecilla rifeño El Rogui (a) el hombre de la burra que ejercía el control sobre las cabilas era el interlocutor válido para las compañías mineras. Por disputas internas llegó la hostilidad con los rifeños de Beni Urriaguel y dejó a las compañías mineras sin protección y de ahí uno de los episodios más sangrientos del que hablaremos más adelante como el Barranco del Lobo.

ABD- EL-KRIM

Las narraciones sobre la guerra del Rif, sobre todo en lo que se refiere a la figura de Abd-el-Krim, se caracterizan por una evidente tendencia a su mitificación. Era un hombre astuto, orgulloso y ambicioso, pero también de una cultura superior que había sido educado por el gobierno español y tenía los títulos de doctor en leyes y en medicina. Estudió bachillerato español en Tetuán, derecho islámico en Fez y derecho en la Universidad de Salamanca y se sirvió del profundo conocimiento que tenía de la manera de ser y operar de los españoles. Dicen que en sus campañas se acompañaba de enormes cajas de libros de política, filosofía y sociología.

Se ha dicho siempre que todo se debió a una gran traición que vino de su familia, producto de la labor política española que había comenzado desde el principio del siglo cuando a su padre se le empieza a pensionar como política de atracción a los líderes de las cabilas del Rif. Las enemistades fueron mayores después de una violenta reyerta con Fernández Silvestre, que llegó a abofetearlo en Melilla, hecho tras el cual se retiró entre las cabilas donde preparó cuidadosamente su venganza y la sublevación contra España.

Como militar de aquella guerra, logró agrupar y fanatizar a las cabilas rifeñas que eran revoltosas, indómitas y luchaban entre sí en guerras intestinas divididas en bandos que se hostilizaban frecuentemente. Vivían en una completa anarquía imponiendo la ley del más fuerte.

Los soldados españoles etiquetaban al rifeño de hombre duro, intratable, falso, vengativo, pero también, porque no decirlo, eran hombres valientes y fanáticos que oponían resistencia a todo tipo de colonización de su territorio y al avance de nuestras tropas.

Sus hombres fueron acusados de mil barbaridades, desde abrir en canal a los prisioneros, hasta quemarles vivos. En las rendiciones de Nador, Zeulán y Monte Arruit, Abd el Krim, se vio impotente para controlar a los suyos, que, haciendo caso omiso a lo pactado, y enardecidos a la vista de botín y venganza, acorralaron a los indefensos soldados españoles que se vieron obligados a huir en desbandada, haciendo el mayor número de prisioneros entre oficiales que cambiaban por dinero.

Algunas informaciones no concuerdan con lo anterior y testimonios que aseguran se interesaba y trataba bien a los prisioneros. Por orden de Abd el Krim será devuelta a su familia la joven Carmen Úbeda, una prisionera de los moros que vio cómo vendían por esclava en el cabo de Alhucemas. O el caso del niño Laureano, hijo del capitán Cándido Irazazábal muerto en Bu-Ermana: “…Cuando me despedí de Abd-el-Krim me dio una geografía y me dijo: estudia este libro que lo primero que un hombre debe de saber es cómo es el mundo. Me dio un beso y se fue. Abd-el-Krim yo creo que también es bueno, los que son malos son los otros”.

El 13 de septiembre Juan Hidalgo, compañero de estudios y amigo de Abd-el-Krim intervino para que accediera a liberar al capitán de ingenieros Jesús Aguirre que estaba prisionero y había caído enfermo y entre la carta de correspondencia esta frase: “¿Te acuerdas de nuestra conversación en Madrid sobre la acción de España en nuestro Marruecos? ¡Bien hubieran podido hacernos caso!, pues sabes muy bien la magnitud de lo que ha pasado, y Dios sabe lo que pasará32Carta de Abd-el-Krim a Juan Hidalgo publicada en el Diario Palentino el 23 de septiembre de 1921..

De esta fecha son algunas famosas coplillas dedicadas al líder:

«Abd El-Krim se ha vuelto loco

y lo han metido en un saco,

por entrar en Alhucemas

la quinta del veinticuatro….

Abd-el-Krim subió al Cielo

a pedirle a Dios perdón

San Pedro le contestó

pídeselo a la legión».33Es una de las estrofas de la canción “La novia del Legionario” tonadilla que se hizo famosa en los años veinte..

El expediente Picasso

El suceso de Annual soliviantó lo suficiente a la sociedad que exigió responsabilidades y se investigaran las causas que habían llevado a tal tragedia. La presión ejercida para buscar culpables dentro del ejército obliga a Antonio Maura a encargar una comisión de investigación.

El elegido para esta tarea fue el general Juan Picasso, quien elaboró un informe con las declaraciones de algunos de los participantes en el que se puso de manifiesto que las malas condiciones del armamento, el escaso entrenamiento de los soldados, la pésima planificación del avance hacia el corazón de la cabila de Beni-Urriagel y la traición de las tribus rifeñas amigas, que habían derivado en la toma del campamento de Annual y en la imposibilidad de defender las otras posiciones.

En distintos informes del documento, también se mencionan otras causas de calado que habían colaborado en pequeña medida en la tragedia, como la afición y obsesión por el juego de algunos oficiales, la llegada de prostitutas a las posiciones, los desfalcos o los suicidios de los militares.

El general Berenguer trató de maniatar a Picasso. Mandó un escrito al Ministro de Guerra en el que solicitaba instrucciones sobre las investigaciones y manifestaba que no se consideraba autorizado a proporcionarle la información por ser reservada. Estableció que tales investigaciones se limitaran a hechos realizados por jefes, oficiales y tropa, pero no a los planes del Estado Mayor, por cuestiones estratégicas y de seguridad nacional. De un modo formal y oficial, se indicó al general Picasso la conveniencia nacional y patriótica de que no figuraran en el expediente.

En las investigaciones, también salía malparada la figura del rey, y antes de que se pudieran presentar las conclusiones de la segunda comisión, el general Miguel Primo de Rivera dio un golpe de estado con la complacencia del propio Alfonso XIII. Este hecho impidió que saliese a la luz el expediente, que se tapó y del que actualmente solo se conservan menos de 300 folios de los más de 2400 que tenía el informe.

El desastre fue silenciado, las responsabilidades olvidadas, y más que para descubrir la verdad, sirvió para oscurecerla y ocultarla. El ansia de justicia que demandaba el pueblo se perdió entre interminables legajos y expedientes y en ciertos sectores del país ya se pensaba que la causa contra los responsables del desastre no llegaría a ninguna parte:

“…Si en telegramas o cables

oís decir que Picasso

va a encontrar responsables…

no hagáis caso.

Los errores fueron ciertos;

pero en asuntos de guerra,

a las causas y a los muertos

se les echa tierra»34La Libertad. Coplillas de Luis de Tapia, 6 de septiembre de 1921..

La toma del Gurugú y el cura rojo

En octubre de 1921 el ejército español reconquistó el monte Gurugú, una posición clave para la defensa de Melilla. Al ser el punto más elevado de la sierra de Nador, domina parte de la ciudad de Melilla y fue escenario de encarnizados combates entre las tropas españolas y las rifeñas de Abd el-Krim donde antes se había dado el episodio del Barranco del Lobo.

En las escaramuzas de su reconquista destacó sobre manera una figura que me resisto a dejar en el olvido. Un fraile franciscano, aviador, que iba al frente del Tercio de legionarios animando a los soldados con sus palabras y cruz en alto. Antiguo militar que había llegado al Rif para realizar el humanitario servicio de identificar y enterrar los cadáveres en Monte Arruit.

El padre Revilla se colocó de pronto en los primeros planos de la actualidad gozando del fervor popular. La admiración acompañó al ilustre franciscano en todas sus andanzas marroquís, adquiriendo la categoría de héroe. Fue capellán del Tercio y blandiendo un crucifijo jaleó con su presencia los avances de la reconquista.

Su verdadero nombre era Eloy Gallego Escribano y había nacido en Revilla Vallejera (Burgos) en 1880. Era hijo de militar, y pronto adquiere una sólida formación militar llegando como teniente a Saldaña en 1905 y poco después al grado de capitán.

Por unas injusticias cometidas contra él al ser arrestado y desterrado a Canarias, abandonó el ejército y años más tarde ingresó en la orden capuchina siendo ordenado sacerdote en 1917. Estaba también en posesión de los títulos de maestro, piloto, observador de aeroplano, licenciado en Filosofía y Letras y abogado.

A raíz del desastre de Annual la figura del padre Revilla se colocó pronto en los primeros planos de la actualidad, primero identificando los diez mil cuerpos desnudos esparcidos por el campamento y sus inmediaciones: “…El espectáculo que presentaban las posiciones reconquistadas era realmente dantesco. Desde Annual hasta Nador, lo mismo en el sector de Dar Drius que en el de Dac-Queddani, todo el territorio de Melilla se hallaba convertido en un inmenso osario, en un campo salpicado de insepultos cadáveres, cuya contemplación ponía pavor en el espíritu de los más animosos. Dos meses y medio estuvieron sin enterrar”35Testimonio del Padre Revilla. Revista Mundo Gráfico, 7 de diciembre de 1932..

Padre Revilla y soldados del Tercio. Foto Lázaro.

Una de sus heroicas gestas es su participación en la brillante jornada de Taxuda y la Esponja, arengando a sus legionarios en la cresta del monte y en el fragor de la pelea con el crucifijo en alto que les mostraba diciéndoles: “esta es mi única arma, legionarios, pero con ella, me siento invulnerable a las balas, y os acompaño hasta la victoria”.

Para nadie pasaba inadvertido el famoso capellán de la Legión que semejaba el tipo clásico del misionero español de las conquistas y de las leyendas épicas del XV y XVI. Herido dos veces, la primera en el Gurugú y la segunda en Dar Drius.

Enorme júbilo causó entre la población civil de Melilla, la noticia de la petición de la Laureada de San Fernando para el padre capuchino por Francisco Franco: “ha solicitado el comandante general de esta plaza que se abra juicio contradictorio para conceder la cruz de San Fernando al padre franciscano Emiliano Revilla, por su heroico comportamiento durante los combates desarrollados últimamente.  Además, los compañeros de Arma de promoción del que fue en tiempos ilustrado oficial del Ejército han solicitado la gran cruz de Beneficencia. El Marqués de Cavalcani ha ordenado la apertura del juicio contradictorio y se cree que la información será tan rápida que pronto el padre Revilla podrá lucir ambas cruces sobre el sayal de franciscano”36Diario de la noche, La Acción, 23 de noviembre de 1921..

Sin embargo, no se le concedió por la falsa leyenda que en torno a él habían levantado algunos periódicos que comenzaron a hacer campañas de descrédito de su figura. El diario Republicano La Voz de Menorca cuestiona todas sus acciones y exige se le aparte del frente: “mandemos al P. Revilla a un convento de frailes con sus cruces y sus escapularios y dejemos que los cañones escupan fuego y el ejército sin estímulos de púlpitos improvisados cumpla el imperativo categórico de su patriótico deber”37La Voz de Mallorca, Figuras de cera. 27 de diciembre de 1921.. La figura del padre Revilla tuvo que ser bastante incómoda en los años veinte por ser muy crítico con el rey, a pesar de gestionar en Larache las diferencias del general Sanjurjo y el coronel Riquelme.

Importante también fue su labor pedagógica y social: “Con el entusiasmo de mi fe. Fundaré escuelas, muchas escuelas, al estilo del padre Majón, haré labor social”38Diario El Sol, 27 julio 1922.. En noviembre de 1921, el rey lo recibe porque lleva un proyecto agrícola para el Rif con la aprobación de la Liga Africanista. Se trata de una obra pedagógico-social rifeña que recoja los frutos de la bélica o inculpe a los indígenas respetando sus costumbres y su religión39El Telegrama del Rif, 2 de noviembre de 1921..

Según el diario de Burgos: “…aspira a la creación de una escuela manjoniana40El pedagogo y religioso burgalés Andrés Manjón (1846-1923) instaura la institución educativa “Escuelas Ave María” orientada al humanismo cristiano y a la formación social. en Melilla incorporando a ella todo aquello que aconsejen otros sistemas derivados de este. Su plan integral tiene por fundamento la escuela agrícola, cimentada sobre una colonia basada en el engrandecimiento y difusión de la religión católica y el idioma castellano. Con la escuela aspira a formar al ciudadano capacitándole para sostener su hogar en la completa lucha social. Esa acción escolar, sin mas finalidad que la formación de un hogar honorable por lo que respecta a Marruecos conduciría a la formación de un ciudadano adicto al pabellón español. Toda esta obra habrá de apoyarse en las columnas que pudieran llamarse el ideal religioso y el patriótico. La acción religiosa no habría de atacar a los principios mahometanos directamente, sería una escuela confesional católica, pero con entrada en ella de todos los grupos de confesión y separadamente por supuesto. Y en cambio de ese beneficio tendríamos el afecto de los mahometanos. Yo, como capellán segundo, no percibiría sueldo alguno, ha dicho recientemente el padre Revilla a un reporter exponiéndole estos planes, mi sueldo integro sería para pagar dos o tres maestros de la escuela fundada. Mis gastos no los costearía mi Orden porque esta no puede. Correrían a cargo de mi madre, la cual tiene una hermosa alma española”41Diario de Burgos, 10 de diciembre de 1921..

En 1922 se desplaza a Toledo para gestionar la concesión de terrenos donde instalar las escuelas que proyecta construir en Melilla y Nador42El Norte de Castilla 26 octubre 1922..

Pero hay un tema que hace aparcar al padre Revilla este proyecto social y es el asunto del rescate de los cautivos de Annual retenidos en Axdir que malvivían en durísimas condiciones recibiendo pocos alimentos, obligados a duros trabajos y a menudo apaleados brutalmente. Muchos de ellos acababan muriendo. Un reportaje en la revista Blanco y Negro en enero de 1922 despertó las conciencias en la península en ayuda de ellos: “Nos daban una torta de cebada para quince días, la mayor de las veces mohosa. Nos teníamos que dedicar a la caza de ratas, que comíamos como si fueran manjares exquisitos” son palabras de Sotero Villalba, uno de los prisioneros que consiguió sobrevivir. La calle se convirtió en un clamor: “Hay que ir al rescate”. Pero el Estado no lo comprendía así.

Sin reparar en sacrificios y dándose cuenta de que por aquel camino no se iba a ninguna parte, se decide a visitar al propio Abd-el Krim. Logró llegar hasta al rincón de Alhucemas donde fue recibido por el líder rifeño y consiguió concretar las condiciones del rescate. Con la visita del padre Revilla, según las manifestaciones de otro prisionero, las condiciones mejoraron sustancialmente: “…Se hablaba entre nosotros de la probabilidad de un próximo rescate, y nuestros guardianes no se recataban en dárnoslo a entender así. Según los moros de nuestra guardia, un moravo español quería tener una conferencia con Abd-el-Krim para tratar de nuestra libertad, y mientras se llegaba a este extremo, se nos trataría con menos rigor y podríamos comunicar con la plaza. Efectivamente, nuestra situación mejoró de manera notable. (…). Nos daban entonces un pan entero, al mediodía, unas patatas cocidas y dos huevos. Gozábamos además de mayor libertad y nuestros guardianes no extremaban la vigilancia en la forma que anteriormente. Llenos pues de esperanza y de optimismo, aguardábamos el resultado de las gestiones del moravo español que no era otro que el padre Revilla”43La Libertad. Memorias de un cautivo. 9 de marzo de 1923. Consiguió de nuevo el envió del convoy sanitario a los cautivos, acompañándole personalmente. Antes de partir celebró una extensa conferencia con el general Burguete y otra con el interventor de marina Fernández Almeida de los que recibió instrucciones para su misión.

Pero las exaltaciones de la figura del padre Revilla, molestaron a los gobernantes y militares africanistas que le dificultaron cuanto pudieron su labor haciendo comentarios como: “…lo único que conseguiremos es arruinarnos y cubrirnos de ridículo”. Dos serían los motivos que les molestaron: Primero el haber hecho llegar al director del diario de Burgos la citada carta del soldado burgalés Gabriel Sáinz muerto en Monte Arruit y su entrevista con Abd-el-Krim: “Todas las personas que facilitaron mi actuación han sido molestadas y aun detenidas”44El Liberal 7 de junio 1922..

Con la llegada del nuevo gobierno liberal y el ministro de Estado, Santiago Alba, la pesadilla de los cautivos parece que tocaba a su término. Se puso al habla con el prior de la orden con objeto de que requiera a Revilla para que se aparte de Marruecos en tanto en que se tramitaba la gestión que el propio gobierno se disponía a iniciar. En enero de 1923 comienzan las negociaciones a través del millonario republicano Horacio Echevarrieta y en todo momento capitaneadas por Santiago Alba. Irritó a los africanistas el pago del rescate e indignó a muchos militares que buscaban la redención de la derrota en la liberación de los presos por las armas.

“…La recompensa de mis sacrificios en Africa de mis gestiones cerca de la persona del líder rifeño, que tanta sorpresa produjeron a la opinión publica y tanto aceleraron el rescate de los prisioneros, fue perder repentinamente la confianza del monarca. Desató contra mí el látigo de las siete colas de Dios (…)  de pronto y sin ninguna causa que lo motivara me vi acorralado y perseguido hasta el punto de tener que refugiarme en Portugal (…) se distinguieron en esta persecución: don Alfonso, los generales Primo de Rivera, Martínez Anido y Berenguer. Martínez Anido, usurpando las funciones del ministro de gobernación, arrojó a la calle a una comisión de Revilla Vallejera, mi pueblo natal, que se trasladó a Madrid para solicitar para mí la medalla de Beneficencia. Primo de Rivera, creyéndome complicado en la sublevación de los Artilleros de Ciudad Real, desató contra mí a toda la Policía y Guardia Civil. Entre el cardenal Segura45Pedro Segura y Sáenz (Carazo- Burgos 1880- Madrid 1957). Este paisano del padre Revilla era de carácter enérgico y gran amigo de Alfonso XIII al que acompañó en su viaje a las Hurdes. y el general Berenguer imaginaron desposeerme de mi hábito de franciscano”46Testimonio del Padre Revilla. Revista Mundo Gráfico, 4 de enero de 1933..

Una vez que las autoridades eclesiásticas, a propuesta del cardenal Pedro Segura, le separan de las actividades en la guerra del Rif lo hacen regresar a la península y perseguido tiene que refugiarse en Portugal. 

De nuevo en España decide poner en práctica su plan social del Rif y dedicó sus actividades a empresas sociales, instituciones benéficas, centros docentes, bibliotecas municipales y cooperativas. Se incorporó a la Liga Nacional Campesina, dando conferencias y charlas formativas de instrucción agraria y fórmulas de emplear sus abonos a los labradores de numerosos pueblos de la España agraria, en compañía de Antonio Monedero Martín, su presidente, aconsejando la unión para poder defender sus intereses. El Norte de Castilla inserta esta nota: “…El amor que tiene a los pequeños labradores hasta en las Hurdes con este fin donde los pocos agricultores que hay carecen de estos conocimientos. Gestiones para conseguir la tasa del trigo y la reducción del impuesto de rodaje de carros”47El Norte de Castilla 19 octubre 1928..

A la vez, se licenció en Filosofía y Letras y doctoró en Derecho, obteniendo la Cátedra de Historia en el Instituto de Trujillo (Cáceres).

De nuevo aparece en los medios con noticias y entrevistas que se le hacen años después cuando su fama parecía haberse esfumado y ejercía como catedrático a la vez que recorre campos y ciudades predicando entre los labriegos en persecución de una obra social.48Benigno Pereda del Río para las revistas Estampa y Mundo Gráfico. El Padre Revilla “…que ha llevado la capa al coro y el pendón a la batalla” Revista Estampa 16 de octubre de 1928.  Hablando con el popular P.Revilla: “…con fe soy franciscano, sin fe sería anarquista”..

En las elecciones de 1933 fue candidato a Cortes por el Partido Republicano Radical Socialista formando parte de la candidatura de Victoria Kent, como penúltimo en la lista y como algo simbólico. Al establecerse la Segunda República pidió el reingreso en el ejército, siéndole denegada la petición. En 1936 fue apartado de su puesto de catedrático de historia en el instituto de Trujillo, sería el primer profesor de la provincia de Caceres en ser depurado y separado del servicio docente. Se encontraba visitando a su madre en Revilla Vallejera cuando fue detenido el 19 de julio por un grupo de falangistas. Trasladado a la prisión de Burgos fue sacado junto a otros trece presos y asesinado en Gumiel de Izán acusado de ser “un cura rojo que denunciaba el hambre y la miseria de los campesinos”.

En julio del 2011 en la exhumación de una fosa común en Gumiel de Izán se le pudo identificar al encontrarse entre los numerosos restos humanos su inconfundible crucifijo.

“El odio que impregna todo

y se nutre de traiciones

también se acercó a Revilla

con soplos y delaciones.

Al dócil Padre Revilla

presa ya de sus captores

encogido por el miedo

se lo llevan a empujones”49Religión Digital. Padre Revilla: in memoriam, 25 y 29 de junio 2006..

De Abarrán a Annual y los héroes de Alcantara

El general Silvestre, desoyendo la advertencia que le había hecho Abd-el-Krim, el 1 de junio de 1921 atraviesa el río Amekran y ocupa la posición de Abarrán, con el objetivo de controlar la bahía de Alhucemas, dejando alrededor de ciento cincuenta hombres a las órdenes del capitán Salafranca para su defensa y se retira al campamento de regulares de Annual. La respuesta no se hizo esperar y las cabilas dirigidas por Abd el Krim lanzan esa misma tarde un violento ataque contra la posición. Después de tres horas y media de combate consiguen reducirla y luego matar a sus oficiales. Algunos soldados, con dificultades, logran llegar a Annual e informar al general Fernández Silvestre. Durante esta acción setenta y seis moros amigos abandonan sus puestos y desertan para pasarse a las filas del harca enemiga.

Se intentó en vano socorrer la posición de Igueriben que era el siguiente punto estratégico de los rifeños. Estaba defendida por trescientos soldados a las órdenes del comandante Benítez. Comienza la acción el día 7 de junio, el comandante pedía desesperadamente refuerzos al general Silvestre, pero estos, por causas que no se aclararán jamás, no llegaron. Durante cinco días protagonizaron una defensa numantina resistiendo sin agua, sin víveres y sin municiones en la loma de Igueriben, bebieron los orines mezclados con azúcar para saciar la sed defendiéndose a cuchilladas. Al verse abandonados, Benítez, muy irritado escribe estas agrias palabras al mando: «Parece mentira que dejéis morir a vuestros hermanos, a un puñado de españoles que han sabido sacrificarse delante de vosotros». Al terminar estas, el comandante empuña su pistola y emerge del parapeto, saltando la alambrada y atrayendo la atención de los moros sobre él para facilitar la huida de sus tropas. Benítez, recibe un primer impacto en la cabeza y cae a tierra, pero se rehace y continúa al frente de sus hombres, hasta que cae de un balazo que le atraviesa el corazón. Los rifeños acribillan al diezmado contingente, y sólo veinticinco soldados fueron los supervivientes. La masacre de Igueriben fue el preludio del desastre de Annual.

Pocas horas después de tomar Igueriben se presentarán en el campamento de Annual gran cantidad de fuerzas rifeñas, convencidas de la vulnerabilidad de los españoles. El general Silvestre fue sorprendido por las cabilas con tal empuje y rapidez que desbordó la capacidad de reacción de las tropas españolas. Ante una situación crítica reunió a todos los mandos y acordaron que como escaseaban las municiones y faltaba el agua lo más prudente era replegarse a Dar-Drius y atrincherarse allí en espera de refuerzos. Eran las 11 de la mañana del día 22, cuando el general dio la orden de retirada y comenzó la evacuación.  

En cuanto cruzaron la salida fueron tiroteados desde todas las direcciones, produciéndose una gran confusión que degeneró en pánico y produjo una desbandada de la tropa que atropellaba cuanto encontraba a su paso. Para colmo de males la fuerza mora de los Regulares, desertó y se volvían para disparar contra los españoles. Perseguidos con saña por cerca de 18.000 rifeños dirigidos por Abd el Krim masacraron a las tropas españolas, llegando los oficiales a arrancarse las estrellas para que los moros no vieran su graduación.

El general se quedó en la posición presenciando atónito la desbandada. Según un policía Indígena: “presintiendo la inmensidad de la catástrofe, parecía ajeno al peligro, y situado en una de las salidas del campamento, permaneciendo expuesto al fuego del enemigo”. Después ya no se supo nada sobre la suerte que pudo correr y todo son conjeturas sobre su final.  Según el diario ABC “…el general Silvestre dirigió la evacuación con gran serenidad y revelando sus dotes excepcionales de mando y su reconocido valor. Pero aún hizo más, quiso dar una prueba de confianza y de arrojo, y se quedó con su Estado Mayor en la posición hasta que hubo salido el último soldado” 50Diario ABC, 24 de julio de 1921, p.22..

Por manifestaciones del general Marina: “…el suceso tiene su origen en la toma de la posición del monte Abarrán, pues los rebeldes, al verse con nuestras tropas en dicha posición, comenzaron a propagar la rebeldía contra España, levantándose en armas las cabilas de Beni-Urriagel, Tensaman, Beni-Tusin y Guesnaya”.

Del fatídico pasaje de Annual merece ser recordada la gesta del Regimiento de Caballería Alcántara, al mando del teniente coronel Primo de Rivera, porque con sus heroicas cargas protegió la huida desesperada de las tropas del general Navarro hacia Monte Arruit. Muchos soldados españoles pudieron salvar su vida gracias al Regimiento de Alcántara.

La unidad había salido esa mañana para acompañar y proteger un destacamento que iba a impedir que se cortara el paso hacia Izumar. Antes de que diera tiempo a llegar, se encontraron con una avalancha que huía en tropel y completo desorden desde Annual, que eran tiroteados desde las alturas. Sin dudarlo, los jinetes tomaron la decisión de proteger a sus compañeros a toda costa. El Teniente Coronel Primo de Rivera, reunió a sus Oficiales y les dijo que era el momento de sacrificarse por la Patria. A partir de ese momento comenzó la valiente actuación del Regimiento que se sacrificó mediante repetidas y heroicas cargas, sable en mano, contra los rifeños que les acribillaban desde las alturas.  Exhaustos y sedientos, jinetes y caballos continuaron ladera arriba, a pie, combatiendo cuerpo a cuerpo al arma blanca. Cuando los pocos supervivientes consiguieron llegar a Batel, de su contingente formado por 700 hombres, murieron 541 que dieron sus vidas en la batalla, 7 más fueron heridos y 67 cayeron prisioneros.

Restos de soldados y caballos del Regimiento de Alcántara tras la batalla. Foto Lázaro.

“…En Monte Arruit, entre hirvientes gusaneras yacían hacinados, en informe montón, hombres y caballos; eran los escuadrones de Alcántara, al frente de los cuales se cubrió de gloria el teniente coronel don Fernando Primo de Rivera”51Testimonio del Padre Revilla. Revista Mundo Gráfico, 7 de diciembre de 1932..

Para rendirles un homenaje en 1922 sus compañeros del Arma de Caballería, propusieron la construcción de un monumento costeado mediante una colecta militar. Un año después se tuvo conocimiento en Valladolid de la posibilidad de que la ciudad se convirtiese en la elegida para su instalación pues muchos de los jinetes de la gesta, incluido el propio general Silvestre, habían sido formados en su Academia. En mayo de 1925 se notificó al alcalde de la ciudad el inicio inmediato de las obras, pero estas se demoraron hasta 1931.

El 9 de diciembre de 1930 comenzaron las obras de cimentación del monumento, cuya parte en bronce había sido presentada en la revista católica La Hormiga de Oro en 1928 y realizada por Mariano Benlliure. Sin embargo, la proclamación de la Segunda República pospuso su inauguración al 25 de junio con la asistencia de autoridades civiles y militares, y ya sin la presencia de Alfonso XIII que había tenido que abandonar el país.

El asedio de Monte Arruit

Al morir Silvestre, se hizo cargo del mando el general Navarro, que era el segundo jefe y acababa de regresar a Marruecos después de haber disfrutado de unos días en Málaga con su familia. Desde un primer momento intentó reorganizar a los hombres que escapaban de Annual. Tras seis días de agotadora marcha, los restos de la columna alcanzaron Monte Arruit, donde se refugiaron y prepararon la defensa ante un inminente asalto del ejército rifeño.

Con Monte Arruit sitiado, y a pesar de estar a tan solo 30 kilómetros de distancia de Melilla, Navarro tuvo constancia que ningún ejercito iría a socorrerles y que estaban totalmente aislados y abandonados a su suerte. Sin víveres ni posibilidad de hacer aguada dependían enteramente de los suministros que pudieran lanzarles desde aviones.

Con la moral por los suelos y sintiéndose abandonados, los defensores de Monte Arruit ya presagiaban su trágico final como se ha podido ver por cartas encontradas en los cadáveres tras la reconquista. Un ejemplo sería la del soldado burgalés Gabriel Sáinz García muerto en Monte Arruit y dirigida a su padre Emeterio que el padre Revilla remitió para que fuese publicada en el periódico Diario de Burgos dando información del infierno que sufrieron los soldados y la sensación de desamparo por parte de los gobernantes : “… Padre, reciba el último beso que le dedica este hijo que no le olvida ni un momento, hasta que le quede el ultimo suspiro de vida, que será de un momento a otro. Aunque en este momento que le escribo me encuentro en el mejor estado de salud, sé fijamente que mi vida y la de los compañeros, no hay que contar con ellas”52Diario de Burgos, 7 de noviembre de 1921..

Puerta del fuerte de  Monte Arruit. Foto Lázaro. Mundo Gráfico.

El 4 de agosto la situación en Monte Arruit es desesperada. Asediados por los rifeños la posición era sometida a un duro e incesante bombardeo, causando numerosas bajas. Cinco días después la situación se hacía insostenible y se pactó la capitulación con la condición de respetar la vida de los soldados. Una vez aceptadas las condiciones por los hombres de Abd el-Krim, los españoles salieron del fuerte y amontonaron sus armas, pero cuando se dio la orden de partir de Monte Arruit, los rifeños atacaron a los indefensos españoles degollando a casi todos. Sobrevivieron 60 hombres de los 3000 sitiados. Solo se tuvo clemencia con algunos oficiales, incluido el propio Navarro, que fueron liberados tras el pago de un importante rescate de cuatro millones de pesetas.

“…Hay un héroe en la patria

y lo vamos a explicar,

que es el General Navarro

Por ser un gran militar.

cuando ocupaba la plaza,

estando en Monte Arruit,

le decía a sus soldados

antes de vencer morir”53Coplas de la Guerra de Melilla, Primera parte..

La heroica resistencia de Monte Arruit fue gloria de unos soldados que escribieron con su sangre generosa una brillante página de honor y orgullo patrio. Torturados por el hambre y la sed que hacía enloquecer a los soldados, algunos perdieron el habla. Acuerdos pactados entre los propios soldados de ser rematados por ellos mismos en caso de caer heridos y no poder continuar.

Este espíritu se reflejó en el pueblo y, aparte de los pliegos de ciegos copleros, aparecieron obras que cantaron la desgracia de los sucesos heroicos y luctuosos del desastre como el Preludio Sinfónico “Monte Arruit” de Conrado del Campo, o la Marcha Militar del mismo nombre de Román de San José y letra de Aureliano Cid. También Barbieri era muy aficionado a incluir estos temas patrióticos en sus zarzuelas. El Teatro Zorrilla proyectaba números de la revista Pathé con interesantes escenas de la campaña de Marruecos.

Los que no consiguen llegar hasta Melilla se van replegando apresuradamente a los campamentos de Dar Drius, Batel, Zeulan y Nador. El suplicio en estos campamentos fue horroroso por la falta de víveres y la ausencia de pozos de agua dentro de los recintos amurallados teniendo que hacer aguada para ello con el riesgo que significaba. Con la rendición de estas posiciones y la entrega de armas y municiones vino la masacre. Los rifeños acabaron con la vida de estos hombres indefensos y mal nutridos54La primera plaza importante reconquistada es Nador y se empiezan a encontrar la barbarie. Se veían cadáveres sin sepultar muchos de ellos víctimas de horribles torturas, como el de Juan Botero. En una pared de una casa aparecía escrito: “Si alguno entra en este cuarto sepa que emos muerto quemados 30 defensores y dos mujeres y llevamos cinco días sin comer ni vever y nos anecho mil perrerías. Así hermanos españoles defendernos y pedir por nuestras almas. Yo, Juan Botero de Nador natural de Málaga”. Aparecieron dichos cadáveres, quemados y llenos de balazos..

Reconquista y los Lanceros de Farnesio

El movimiento de reconquista vendrá pocos meses después y tomaran parte varios destacamentos de los cuarteles vallisoletanos. El Norte de Castilla del 17 de agosto de 1921 anuncia la multitudinaria despedida a las fuerzas del Regimiento de Farnesio que se van para Melilla. La estación rebosa de gente y los soldados entonan esta coplilla:

«¿Qué soldados son aquellos

que les brillan los botones?

Son lanceros de Farnesio

que marchan a operaciones”55El Norte de Castilla. 17 agosto 1921. La Marcha de Farnesio. Impresiones de un viaje..

En las calles vallisoletanas se cantaban coplillas como esta: 

“…ojos que te vieron ir

por la calle de Santiago,

¿Cuándo te verán volver

con la licencia en la mano?»56Alonso Cortés, Narciso. Cantares de Castilla, P.283 Institución Cultural Simancas, Valladolid 1982.

Los soldados vallisoletanos llegan a Melilla con calurosas muestras de simpatía al desfilar por las calles. Su primera consigna sería, junto con un escuadrón de Alcántara, ir desde Segangan a Zeulán, y desalojar de moros todo el valle del Jemis57El Norte de Castilla. 6 diciembre 1921..

Carga de Lanceros de Farnesio en la guerra del Rif

“…Regimiento de la Reina

batallón de Cazadores

yo me voy para Melilla

 

“…ni me peino ni me lavo

ni me pongo el manto azul,

hasta que venga mi amante

de ganar el Gurugú”58Alonso Cortés, NARCISO. Cantares de Castilla, P.282 Institución Cultural Simancas, Valladolid 1982..

Tienen un comportamiento brillante para la ocupación de Zeluan apoyando como vanguardia a las columnas de Sanjurjo, Berenguer y Cabanillas. Cerca de Tauima se estableció el contacto con el enemigo. La acometida de los bravos soldados de Farnesio limpió el campo de enemigos, siendo felicitados por los altos mandos por su bizarría y perfección en el éxito alcanzado.

La conquista del Gurugú y asegurar el terreno conquistado hizo subir la moral de las tropas españolas. Cuando se decide la ocupación de Monte Arruit fue designado de nuevo el regimiento Lanceros de Farnesio. El encargo produjo satisfacción unánime en los jinetes vallisoletanos que juraron cumplir la empresa de honor que se les encomendaba llegando los primeros al fatídico monte en que sufrieron martirio tantos jóvenes soldados que acompañaban a Primo de Rivera y reponiendo la enseña de la patria.  

Por el camino de Monte Arruit a Tahuima los huesos calcinados de los cadáveres de nuestros soldados formaban auténticos montones de escombros humanos en ambos lados del camino. Los soldados tristes y silenciosos contemplaban el macabro espectáculo que aparece ante sus ojos regado de cadáveres, todos desnudos y mutilados o quemados lo que provoca dolor y el anhelo de venganza. Los camiones repletos de cadáveres de cuyo montón salen manos y pies crispados. Se abren grandes fosas para ser enterrados hombres mutilados horriblemente y mujeres con los vientres abiertos.

Entierro de cadáveres. Foto Lázaro. Mundo Gráfico.

El diario El Norte de Castilla hace una notable crónica y relata la operación para ocupar Monte Arruit y la intervención de Farnesio: “Al amanecer, cuando la luz del alba apenas clareaba, salió de Zeulán el regimiento. Formaban la extrema vanguardia dos escuadrones mandados por el comandante González Bravo y los capitanes Llarch y Samaniego; los otros dos escuadrones, al mando del coronel Selgas, constituían la reserva de estas fuerzas avanzadas, que habían de buscar el contacto con el enemigo y dar el primer empuje. (…) Desde el primer momento de la marcha los lanceros se alejaron del grueso de la columna, no sin que el jefe de las fuerzas de Regulares les advirtiera el peligro que podían correr. Con cerca de tres kilómetros de ventaja llegaron los jinetes de Farnesio a tres mil metros de Monte Arruit sin sufrir el menor contratiempo, solo por el flanco izquierdo fueron ligeramente hostilizados con algunos disparos, a los que, siguiendo las instrucciones recibidas, no contestaron los lanceros. Un puesto que aparecía en el camino fue reconocido y franqueado en vista de que ofrecía seguridad, el regimiento se lanzó a un galope resuelto, que se aceleró aún mas al llegar a las proximidades de la posición, que fue rápidamente envuelta y ocupada. El objetivo estaba conseguido y la operación, de gran audacia en su intento, terminada felizmente con la mayor fortuna. Únicamente tuvo que sufrir Farnesio algunas descargas hechas a distancia en su huida por el enemigo, al que se contestó en igual forma. Farnesio había logrado el honor de recuperar Monte Arruit. El comandante González Bravo destacó a su ayudante Balmori para que con dos ordenanzas colocase la bandera de España en la torreta del arco de entrada. Fue un momento de gran emoción, amargando la alegría del recobro el espectáculo de indescriptible espanto que ofrecía la posición. Aun acostumbrados ya los jinetes de Farnesio a los horrores de Zeulán, se sintieron conmovidos e indignados por lo que vieron en Monte Arruit. (…) Cinco cuartos de hora después comenzaron a llegar las guerrillas de las columnas. El enemigo se detuvo en su avance. La Artillería rompió nutrido fuego sobre los grupos que a distancia rodeaban a la posición, causando en ellos enormes bajas. Y comenzó la piadosa y triste tarea de identificar y enterrar los millares de muertos que hacían de Monte Arruit un osario inmenso”59Carta reproducida en El Norte de Castilla 1921 y enviada por un oficial del Regimiento de Farnesio. Cronicas de la campaña. Farnesio en Monte Arruit..

Regimiento de Farnesio. Mundo Gráfico.

Al día siguiente de la toma de Monte Arruit, el coronel Selgas publicó en la orden del cuerpo la siguiente nota: “En la operación realizada por el regimiento en el día de ayer, para la toma de Monte Arruit, en cuya posición tuvimos la honra de izar la gloriosa bandera de la Patria, colocándola a media asta como señal de luto por el cuadro horroroso que ofrecía el cúmulo de cadáveres de nuestros hermanos villanamente sacrificados por un enemigo traidor y sanguinario, sentí el orgullo y entusiasmo de mandar un regimiento que en momentos críticos y situaciones difíciles patentiza el buen espíritu que a todos anima y demuestra su disciplina e instrucción acompañando su arrojo y decisión, virtudes todas que me complazco en significar oportunamente en esta orden, para satisfacción de jefes, oficiales y tropa. Orden del cuerpo del día 25 de octubre de 1921, en Nador”60El Norte de Castilla. Los lanceros de Farnesio. Orden de plaza en Nador..

Ceremonia de las autoridades vallisoletanas a los héroes de Monte Arruit. Foto Lázaro.

Una comisión vallisoletana, encabezada por el alcalde Federico Santander se desplazó hasta Melilla para hacer entrega del aguinaldo del soldado, donativos y ofrecimientos aportados por todas las clases sociales vallisoletanas.

Entrega del aguinaldo del soldado por Federico Santander

Al llegar la comisión a Monte Arruit fue entusiásticamente recibida por los soldados de Farnesio que prorrumpieron en vivas a España y Valladolid. Acto seguido se realizaron los actos programados en los que tomaron parte la duquesa de la Victoria y la marquesa de Cavalcanti, con un discurso muy elocuente y emotivo del alcalde sobre el tema: “justicia y castigo piden las víctimas nunca venganza”. Durante los actos anteriormente mencionados se impresionó por la casa revista “Pathe” una película cinematográfica para ser exhibida en Valladolid. Esta empresa proyectaba en el teatro Zorrilla episodios relativos a la guerra de África. La nº 8 tuvo mucho éxito con gran emoción especialmente con las trágicas escenas de “Bugentzent” y en la obra admirable de “Las enfermeras de la Cruz Roja” o “Por la Patria memorias de un legionario”. Todo ello fue fruto del empeño personal del alcalde Federico Santander quien convocó una subvención patriótica para los soldados que sostienen en África nuestra bandera. No me cansaré de repetir la injusticia que se ha hecho en esta ciudad con la figura de Federico Santander un hombre que elevó la cultura vallisoletana hasta cotas nunca vistas.

Moritos de Segangan (San Juan de Mina)

En todos estos días los caballeros de Farnesio dan muestras de inmensa humanidad: “han recogido a un morito de nueve años que era protegido del capitán del regimiento de Melilla señor Unceta Guerra que murió durante los sucesos de Julio. El morito ha dicho que se encontraba con el capitán en Annual y que después del desastre se unió a un grupo compuesto por más de un centenar de soldados que quiso llegar a Melilla, pero en el camino fueron cayendo los que le acompañaban y solo llegaron a las proximidades de la plaza una veintena de ellos. En la operación sobre la meseta de Iguerman este moro fue recogido por un teniente del Regimiento de Farnesio y prohijado por este regimiento, donde se le conoce por Juan de España. El morito quiere hacerse cristiano. Dice que no tiene madre y su padre murió a consecuencia de la explosión de una granada lanzada por un aeroplano hace unos años”61El Norte de Castilla 18/11/1921..

Otra morita huérfana fue recogida en el mismo lugar por la hija del general Luque: “…se ha encargado de una niña mora huérfana encontrada el día de la toma de Iguerman hasta que regrese a su guarnición el batallón de la Corona que la ha prohijado”62El Norte de Castilla. 18 noviembre 1921..

La morita de Tiza

Al desembarcar nuestras tropas

cabila llamada de Tiza

en medio de unos escombros

allá se hallaba una morita.

Una morita se hallaba contándonos

los cuatro años su casa fue destruida

por bombas del aeroplano

soldadito: no matar que aquí

solita me encuentro.

Dijo nuestro capitán:

llevárosla al campamento

y allá a presencia de todos

debe ser bautizada

para que vean los moros

cómo se porta España.

Le quitaron la ropita

la vistieron de española

y por nombre la pusieron

María de la corona.63Pliego de Cordel que relata la historia de una morita de cabila de Tiza. La batalla tuvo lugar el 29 de septiembre de 1921..

Algunos romances y coplillas

Por tradición oral nos han llegado diversos romances de quintados que hablaban de soldados de esta guerra del Rif y que algunos pasaron al folklore musical a través de los cancioneros.

Rosina Encarnada

Si te acuerdas del manto que llevas

que del África yo te mandé.

Sí me acuerdo del manto de grana

y de varios regalos también.

Si te acuerdas del pañuelo de seda

que de novios yo te regalé.

Ay ahora me has olvidado, Rosina

el pañuelo devélamele64Canción de quintos.

 

Para Melilla embarcamos

Para Melilla embarcamos

muy alegres y contentos,

de todos los que aquí vamos

sabe Dios si volveremos.

Pero yo llevo la fe

en la Virgen del Rosario

que dentro del corazón

yo llevo el escapulario65Romance de ciego.

 

Historia de un artillero

Vamos a contar la historia

de un artillero español

que cogieron prisionero

en la última resurrección.

Era un soldado muy bravo

y muy diestro artillero

en un fuerte el pobrecito

lo cogieron prisionero.

Le tuvieron ocho días

sólo bacalao comiendo

y sin darle agua de beber

por que muriera sediento66Coplas de ciegos que relatan el heroísmo de un soldado español de artillería, llamado Antonio García, natural de Tarragona..

 

El soldado prisionero liberado por una mora

Hijo de unos labradores

el soldado de Coín

abasteciendo convoyes

al salir de Ben Karrik.

Perteneciendo a Intendencia

al hacer la retirada

los rifeños sin conciencia

prepararon la emboscada

los ojos vendaron al cautivo

con gumías le pincha el enemigo

le hacen pasar sed,

en cuevas lo tienen encerrado

los moros le daban fuertes palos

sin darles de comer.

(…)

Mi blanco, con delirio te quiero

esposo soldado prisionero

decía esta mujer,

escapa soldadito valiente

escapa, escapa de esta gente

que te hace padecer67Pliego de cordel..

 

Soldado salvado por unas moras

Un soldado prisionero

del pueblo de Manzanares,

llamado José Jiménez

segundo apellido Álvarez.

Estando un día trabajando,

dos malditos kabileños

le dijeron a Jiménez:

haz un barranco en el suelo.

Desmayado cómo estaba

tuvo que hacer un esfuerzo

sin saber para qué era

siendo para su propio cuerpo.

Ya que estaba terminado

le dijeron: métete,

lo entierran hasta el pescuezo

y después se burlan de él.

Los moros se retiraron

para ver si perecía

y pasaron dos moritas

y él socorro les pedía.

Las moras comparecidas

se acercaron al soldado,

cuéntanos lo que te pasa,

en vida me han enterrado.

Se aproximaron a él

las dos muy enternecidas.

De aquí te hemos de salvar

aunque nos cueste la vida.

Los moros hicieron fuego

ya que lo tenían salvado,

él quedó muy mal herido

y a una morita mataron68Pliego de cordel. Coplas de la Guerra de Melilla. Segunda parte..

 

Quintillo si vas a Xauen

Si quieres comer bien, ya sabes mi paradero

en el frente de Xauen, primera línea de fuego.

Si tú quieres comer bien, barato y en buena forma

ven a los cuernos de Xauen, que Abd el Krim tiene una fonda.

A la entrada de esa fonda, hay un moro Mohamed,

que te dice: “pasa, pasa, ¿qué quieres para comer?”

El primer plato que te dan, son granadas rompedoras,

el segundo de metralla, para recordar memoria69Hay muchas versiones y con diferentes letras de esta canción. En octubre de 1920 se toma la ciudad de Xauen, lugar sagrado para los musulmanes. Fue tomada pacíficamente y se grabaron en exclusiva imágenes de interesantes escenas militares de “La toma de Xauen” que pasaron en los principales cines de toda España. Esta canción tuvo una nueva versión “En el frente de Gandesa” de la Guerra Civil (Fonoteca Joaquín Díaz. Aldeasoña -Segovia).

 

Ya venimos de la guerra de Africa

Ya venimos de la guerra de Africa

porque todo lo trae el amor.

Ya venimos de la guerra de Africa

porque todo lo trae el amor.

Al marcharme, Rosina encarnada,

me decías que tú me esperabas

y ahora vengo a casarme contigo

y me encuentro que ya estás casada70Fundación Joaquín Díaz. Fonoteca. Canta Marina López Parra de Traspinedo. También recogida en otros lugares: San Vitero (Zamora), Pollos, Curiel de Duero, Almendra del Pan (Zamora), Camporredondo de Alba (Zamora), Sieteiglesias de Trabancos, La Nava (Segovia), Valbuena de Duero, Quintanilla de la Cueza (Palencia), Foldada de Aguilar (Palencia), La Mudarra y Medina del Campo..

 

Legionario

Legionario que caminas

por la agreste barrancada

y las breñas examinas

con penetrante mirada.

que a cualquier ruido detienes

tu caminar receloso

y pronto el fusil previenes

para un ataque brioso.

Legionario que despiertas

de otros tercios españoles

brillantes glorias, ya muertas,

que alumbraron otros soles…

¿Qué buscas entre las breñas

de estas cabilas hostiles?

¿Con qué ideales sueñas

en arrebatos febriles?

Legionario, legionario,

¿Qué buscas en los brañales

del Rif inhospitalario,

tras los hoscos peñascales?

No es tu patria quien te guía,

no es tu amor quien te dirige.

Luchas con fe y bizarría

mas ¿qué anhelo te lo exige?…

.. .. .. .. ..

Busco el sosiego del alma;

quiero poner una gota

de consuelo en mi alma herida;

busco en mí la paz, la calma.

Mi vida estaba ya rota

y reconstruyo mi vida71Cancionero de la Guerra: EL LEGIONARIO. C. Rodríguez Díaz. El norte de Castilla, 17 de agosto de 1921..

 

Coplas de la Guerra de Melilla

Lo que España había ganado

peleando muchos años

sólo en veinticuatro horas

los moros se lo quitaron.

Todos eran inocentes

de esos malos kalibeños

por que los falsos indígenas

todos estaban de acuerdo.

Pero ellos venían crecidos

de que esta fuera su patria,

sabiendo que nuestro Rey

es un guerrero de raza.

Al pasarle la noticia

y enterado Berenguer,

juro por mi nombramiento

venceremos antes de un mes.

Hay un héroe en la patria

y lo vamos a explicar

que es el general Navarro

por ser un gran militar.

Cuando ocupaba la plaza

estando en Monte Arruit

le decía a sus soldados

antes de vencer morir.

Los soldados contestaban

todos con mucha bravura,

adelante, general,

viva España y su columna.

Tenemos que ser nombrados

en una página histórica,

el español no es cobarde

siempre defiende su honra.

No pudiendo defenderse

peleando con gran valor,

porque la fuerza era poca

y de moros venían un millón.

Los cogieron prisioneros

los llevaron a Frajana

y ellos con ansia decían:

¡cuando volveré a mi patria!72Pliego de cordel: Coplas de la guerra de Melilla

Y los soldados de Monte Arruit,

el pelo se les rizaba

de ver el horrible crimen

cometido por Ab- el-Krim.73El Santero de San Saturio.

 

Tangos dedicados: Ocupación de Monte Arruit

A Monte Arruit avanzando

los soldados van con pena´

de cuerpos ya putrefactos

toda la llanura llena.

Para ir hasta el campamento

tienen por negro destino

que ir apartando los cuerpos

para así abrirse camino.

Ven los cuerpos hacinados

entre apagados fogales,

quizás en vida quemados

por los rifeños chacales.

Y su corazón palpita

de dolor, y al viento lanza

la maldición que crepita

jurando tomar venganza74Pliego de Cordel. Tangos dedicados a la Victoria del Ejército español. Ocupación de Monte Arruit.

Fonoteca de la Fundación Joaquín Díaz

YA VENIMOS DE LA GUERRA DE ÁFRICA o ROSINA ENCARNADA

Joaquín Díaz. Romances de ciego (1979, Movieplay)

En los fondos de la Fonoteca Joaquín Díaz existen gran cantidad de grabaciones de este patrimonio sonoro inmaterial recogidos por distintos pueblos de nuestra geografía:

Ay Lolina me marcho a la guerra / tú conmigo no quieres venir75Santiago de la Requejada, Morales de Campos y Palazuelo de las Cuevas..

En cierto lugar de España / dos viejecitos encontré un día76Villalba de la Lampreana y Quintanilla de Onésimo..

Paseando por Melilla dos ancianitos me encontré un día77Vegas de Matutes. También canta Teresa López mujer del famoso ciego coplero Juan de la Cruz.  .    

La vida del soldado en campaña / y es muy triste y dolorosa78Villabrágima..

Puso en el cincuenta y ocho / Dios omnipotente79Nava del Rey y Campaspero..

Adiós Africa traidora / matadero de españoles80Villanuño..

Ayer tuve carta de él / y en la carta me decía81Valbuena de Duero..

Para Melilla embarcamos / muy alegres y contentos82Curiel de Duero..

En el monte Gurugú / hay una fuente que mana83Traspinedo..

El día seis de febrero / nos tenemos que acordar84Peñafiel..

A Melilla me voy / con los moros a pelear85Horcajo de las Torres..

No llores madre querida / que el deber aquí me llama86Valencia de D. Juan..

Polonia tenía yegua / y un potrito colorado87Fornillos de Sayago..

Ay pobres soldados / que a la guerra van88Arrabal de Portillo..

Ampárame por Dios / triste se oyó89Navalilla..

Malditos moros / la guerra que dan90Cogeces del Monte..

Alto está pero muy alto/ el monte del Gurugú91Traspinedo..

Una vez por mayo/ en tiempo de primavera92San Vitero..

En la montaña de noble tierra/ un bravo mozo con sudor93Valdestillas..

Mirando hacia el cielo un día/ majestuosa y triste la España94Teresa López mujer del famoso ciego coplero Juan de la Cruz..

Pasé por Coruña un día/ y a una gallega oí llorar95Teresa López mujer del famoso ciego coplero Juan de la Cruz..

Todavía no hace un año que partió, o Medalla de la Virgen96Navavilla..

En medio de dos quintadas/ sale una con gran fuerza97Campaspero..

La Bendita Madalena/ con doscientos mil soldados98Campaspero..

Una tarde de verano/ de esas que la llaman mayo o Rosina la cantinera99Varias poblaciones..

Soldado que triste estás/ que tienes que no te alegras100Sieteiglesias de Trabancos..

Todos cantan, todos bailan/ todos celebran la fiesta101Arrabalde..

José Manuel llevaba/ cuando a la guerra se fue102Quintanilla de Onésimo, Medina de Rioseco y Abastas..

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad